Translate this page

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Roma, USA: ¿visión o realidad?


 Según su amigo Ray Nelson, el visionario escritor Philip K. Dick solamente tomó LSD dos veces en su vida (!imaginad si hubiera tomado más!). Una de esas veces creyó haber vuelto al pasado, y se vio a si mismo en las calles de una ciudad del Imperio Romano. Según Nelson, le encontró después hablando latín (Dick nunca había estudiado latín, pero tenía cierta familiaridad con él a través de su afición por la música clásica, como los Requiems de Mozart y Verdi).





El caso es que a partir de sus famosas visiones de Febrero y Marzo de 1974, y de forma similar a lo que había descrito en su novela "Tiempo Desarticulado" Dick creyó que el tiempo de su presente americano se había entremezclado con el tiempo de los primeros cristianos en Roma, y tuvo repetidas veces la experiencia de que ambos se mezclaban, con la aparición de edificios romanos en su California contemporánea.


Cuando visité San Francisco tuve la ocasión de descubrir un lugar que me impresionó desde el primer momento y al que he regresado siempre que he podido, se trata del Palacio de Bellas Artes, construido para la Exposición del Pacífico en 1915, y que ha sido restaurado varias veces. Lo sorprendente de este lugar es que en medio de la ciudad de San Francisco uno cree encontrarse de repente en la Roma imperial, o más bien en una versión magníficamente idealizada de este período.





El Palacio ha inspirado multitud de obras pictóricas:






El elemento más impresionante y característico es la 'Rotonda', alrededor de la cual se suelen fotografiar muchas bodas de la ciudad.


(no, ese tipo de arriba no soy yo. El de abajo sí)


Siempre me he preguntado si no sería este lugar el que de alguna manera inspiró las visiones romanas de Dick, puesto que él visitó muchas veces la ciudad en los años 50 y 60 durante el período en que vivió al otro lado de la Bahía, en Berkeley, Marin County y Oakland.

Os pongo aquí algunas fotografías de este mágico lugar para que juzguéis por vosotros mismos:



 














Dada mi admiración por el lugar, y pensando en el papel que hubiera podido haber tenido en las visiones de Dick, situé aquí una de las escenas de El Profeta Americano, en la que Dick pasea con su amigo el obispo James Pike, poco antes de que éste se encamine hacia su muerte en el desierto. Aquí la tenéis:

EXT. PALACIO DE BELLAS ARTES - JARDINES – DÍA

El obispo Pike y Phil charlan mientras cruzan el parque. Pike, con cabello más gris, lleva un CRUCIFIJO, chaqueta sport y pantalones. Phil está tan desaliñado como uno de los HIPPIES sentados sobre la hierba.


PHIL
... Así que seré el huésped de honor, ¿te lo imaginas? En Canadá –- Mis libros se venden más en Francia o Alemania que en mi propio país.

Pike enciende un cigarrillo con la colilla del último, da una calada, pensativo.

PHIL
Tengo miedo de dejar a los chicos solos. Se meten demasiadas cosas. La última semana visitamos a este tipo, Jerry. Tiene su cerebro completamente quemado.

Pike reacciona, mira a Phil con preocupación.

PHIL
Ve arañas por todas partes.

PIKE
¿Estás tomando LSD?

PHIL
Lo más divertido es que –- cuando todo el mundo creía que tomaba ácido, no lo hacía, para nada.
(por la mirada de Pike)
Me está llevando hacia una revelación, casi puedo verla ya. Pero me asusta –- Ya sé que tú no lo apruebas.

PIKE
(serio)
Quizás tendré que aprobarlo ahora.

Phil alza sus cejas, confuso.

ROTONDA DE LA LAGUNA – MÁS TARDE

Pike lleva a Phil hasta un banco cerca del estanque, mirando hacia la impresionante ROTONDA ROMANA.

Un grupo de HARE KRISHNA se aproxima, bailando y CANTANDO, pidiendo dinero. El obispo les da un billete, impaciente. Se marchan con su danza. Pike comprueba que por fin están solos.

PIKE
Esto es estrictamente confidencial. Los traductores no quieren filtraciones a la prensa.

PHIL
¿Los documentos Zadokitas?

PIKE
(asiente)
¿Recuerdas que te hablé del anokhi?

PHIL
La Divina Presencia.

PIKE
Sí. Los nuevos textos la mencionan con frecuencia, era algo que el grupo Zadokita cultivaba en el desierto, para comerlo y beberlo en sus ceremonias.

Pike espera un instante hasta que Phil recibe el impacto.

PHIL
Oh, Dios. Celebraban la Eucaristía, doscientos años antes de Cristo.

PIKE
Las mismas frases, palabra por palabra.

PHIL
Son la fuente original.

El rostro de Pike dibuja una sonrisa torcida. De nuevo, mira alrededor.

PIKE
Hay más. John Allegro ha comparado los textos con los Manuscritos del Mar Muerto y los informes de los historiadores romanos. Él cree que el anokhi era un hongo alucinógeno.

PHIL
¿Los proto-cristianos se colocaban con un hongo?

PIKE
Hacían pan con él y bebían el caldo, así veían la Divina Presencia.

PALACIO DE BELLAS ARTES – MÁS TARDE

Pike y Phil caminan alrededor de las elegantes COLUMNAS del Palacio, pasando junto a dos estudiantes que meditan en la posición del loto.

PHIL
¿Qué vas a hacer?

PIKE
Me retiraré. No puedo continuar predicando cosas en las que no creo.

PHIL
La gente te escuchará. Tienes que decirles la verdad.

PIKE
¿Qué verdad?
(pausa)
Voy a ir a Israel. Quiero que vengas conmigo, al desierto.

PHIL
No puedes ir allí, Jim. ¿No ves la pauta? Disparan a tu amigo, el Dr. King, tu amigo Bobby Kennedy es asesinado, tu hijo se revienta la cabeza...
(antes de que Pike proteste)
Es una trampa. No encontrarás ninguna presencia divina en esas cuevas, ninguna respuesta –- solo la muerte.

PIKE
La muerte puede ser un precio pequeño -– pero quizás -- tú tienes que encontrar tu propia verdad.

PHIL
Lo siento.

Pike pone su mano sobre el hombro de Phil, sonríe.

PIKE
Quería compartir el anokhi contigo. Te echaré de menos.

Phil le devuelve la sonrisa, lleno de inquietud.



Esto es todo, ¡hasta la próxima!

    Salvador


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada