Translate this page

sábado, 12 de octubre de 2013

Tubérculos espaciales:


  Comedia y tragedia asteroidal


¿Por qué hablo en esta entrada de los asteroides?
  1. Los asteroides están de moda. No sólo por la remota posibilidad de que uno grande caiga sobre la Tierra, sino por que las misiones Dawn y WISE de la NASA están recogiendo espectaculares imágenes y mucha información sobre ellos. También ha comenzado a hablarse en serio de la explotación comercial de estos cuerpos, como veremos más abajo.
  2. Parte de la acción en el segundo libro de la Trilogía de las Esferas (El Juego de las Esferas) sucede en un asteroide, y no viene mal ir ambientándose.
La referencia botánica a 'tubérculos' es obvia, dada la forma de patata que presentan estos cuerpos (salvo los más grandes, que son aproximadamente esféricos).



Y siempre que pienso en 'patatas en el espacio' me da la risa recordando el Viaje XXV del ficticio astronauta y aventurero espacial Ijon Tichy, en la hilarante obra del gran Stanislaw Lem "Diarios de las estrellas". Aquí tenéis un resumen de lo mejor de este relato.


Por si esto fuera poco, las patatas fueron el primer vegetal cultivado en el espacio y se espera que formen una de las bases para la futura alimentación espacial.


  Tamaño y forma


Los asteroides de nuestro sistema solar se localizan, en su mayoría, entre las órbitas de Marte y Júpiter. Son restos de los planetesimales formados por agregación durante la formación del sistema, pero debido a la interferencia gravitatoria de Júpiter nunca pudieron agregarse para formar un planeta propio.

   La siguiente figura muestra la posición y tamaño relativo de los asteroides más grandes:


En este dibujo podéis ver el tamaño relativo de los mayores asteroides respecto a la Luna:
Y aquí asteroides de diferentes escalas respecto a Vesta, que como veremos es uno de los mejor observados hasta ahora:


Respecto a su forma, viene definida por su masa. A mayor masa, mayor gravedad propia, que hace que adopte una forma más esférica. A medida que son más pequeños, la menor gravedad permite que tengan formas más irregulares:


  Desfile de modelos


Hagamos un repaso rápido a l@s 'top models' de los asteroides.

El mayor de todos es Ceres, que se considera un planetoide o planeta enano (por tanto, en la misma categoría que Plutón). Aún no se dispone de imágenes cercanas de este objeto, pero la sonda Dawn se dirige hacia él tras visitar Vesta, y pronto podremos observarlo desde cerca.



Respecto a Pallas, su órbita es muy inclinada respecto a la eclíptica, y por tanto es muy costoso de alcanzar, por lo que no está incluido en la misión Dawn.

El mayor asteroide del que tenemos buenas imágenes, gracias a Dawn, es Vesta, que gracias a su gran densidad resulta ser el asteroide más masivo del sistema solar y aún bastante esférico. Aquí tenéis algunas espectaculares vistas:




El siguiente asteroide fotogénico según tamaño es Lutecia, visitado por la sonda Rosetta (vemos que la forma comienza a volverse irregular a medida que disminuye el tamaño):


Y esta preciosidad es Matilde, visitada por la sonda NEAR en su camino hacia Eros:


Un hecho muy curioso es que los asteroides de mayor tamaño pueden tener, a su vez, satélites. Este es el caso de Ida, cuyo asteroide satélite se llama Dactyl.



Y llegamos ya al más erótico de los asteroides, Eros, visitado por la sonda NEAR. Parece que cuando le dieron su nombre aún no eran conscientes de que tenía estas formas tan sensuales  :-)

Podéis ver un giro panorámico de Eros en este video tomado por la sonda NEAR.


Hay asteroides de todos los tamaños, hasta llegar a los pequeños fragmentos que caen a la tierra como meteoritos. Algunos asteroides pequeños son una débil agregación de piedras arenosas que pueden descomponerse con un impacto o perturbación gravitatoria, como muestra esta imagen de Itokawa visitado por la sonda japonesa Hayabusa:


Otro hecho interesante es que muchos de los satélites de los planetas de nuestro sistema son en realidad asteroides capturados, es decir, no se formaron originalmente alrededor del planeta, sino que fueron atraídos por su influencia gravitatoria. El caso más conocido es el de Fobos y Deimos, los pequeños satélites de Marte (por cierto, el caso de nuestra Luna es especial, pues no se formó junto con la Tierra ni tampoco fue capturada, sino que se formó a partir de materia de la Tierra separada por un gran impacto).

Aquí tenéis unas fotos de Deimos, el mayor de los dos satélites marcianos:




Y a continuación tres de los satélites-asteoides de Saturno: Prometheus, Pandora y Phoebe, fotografiados por la sonda Cassini, una de las misiones actuales más espectaculares de NASA:





  El futuro próximo: minería asteroidal


Pero los asteroides son ya algo más que un potencial peligro...



o un fondo interesante para las persecuciones espaciales...



Ya se está planteando muy seriamente (o sea, con dinero) la posibilidad de realizar minería de los asteroides del sistema solar.

La idea es que los asteroides, según su tipo (carbonáceos, petro-ferrosos, ferrosos), el polvo estelar y los cometas contienen una gran variedad de materiales que pueden ser valiosos (como el platino y metales pesados) o muy útiles en el espacio (como agua, materiales de construcción y combustibles):



Aquí tenéis algunas visiones de fantasía de cómo serían estas operaciones de minería en los asteroides:


 



Pero estas imágenes cada vez son menos ciencia-ficción y más una seria posibilidad. Una de las empresas que se ha constituido para explorar comercialmente los asteroides es DSI (Deep Space Industries). No os perdáis este video promocional:


Estos son algunos de sus diseños conceptuales






Otra empresa es Planetary Resources, participada entre otros por Richard Branson (que está involucrado en otras aplicaciones civiles del espacio como Virgin Galactic):


El problema de estas ideas es, obviamente, la apropiación comercial y privado de un patrimonio que en principio debería ser universal. También hay quien piensa que se están subestimando las dificultades técnicas de trabajar en un medio de muy baja gravedad, que se puede disgregar o explotar fácilmente por la sublimación al ser calentado.


Ah, os dejo aquí también un ambicioso diseño conceptual preparado por un comité de expertos convocado por el gobierno español a una fastuosa cena en McDonald's. Para que luego digan que aquí no se apoya la I+D:



El futuro lejano: habitats y viajes


El papel de los asteroides como proveedores de materiales de construcción y combustible abre también la posibilidad de utilizarlos como habitats viables para la humanidad en el espacio, habitats que además serían móviles y podrían llevarnos en largos viajes interestelares.


Como dedicaré otra entrada a los viajes interestelares, os dejo de momento algunas ideas directamente basadas en el uso de asteroides:













Uno de los muchos atractivos de la tetralogía de los Cantos de Hyperion de Dan Simmons, es su descripción de la evolución humana en habitats especiales, que da lugar a los Ousters:



No debe ser casualidad que uno de los proyectos para utilizar asteroides en un viaje interestelar se llame precisamente Proyecto Hyperion.


Y con esto, esperando que hayáis apreciado algunas de las posibilidades poéticas y prosaicas que nos ofrecen los asteroides, me despido hasta la próxima.

    Salvador

ACTUALIZACIÓN (17 Noviembre 2013): Entrevista con David Gump, presidente de Deep Space Industries, con detalles interesantes sobre sus planes de explotación de los asteroides.

ACTUALIZACIÓN (20 Noviembre 2015): El congreso estadounidense aprueba una ley para la explotación comercial de los asteroides.


No hay comentarios:

Publicar un comentario