Translate this page

lunes, 6 de enero de 2014

El arquetipo mesiánico: la salvación llega del exterior


  Dentro del esquema general del viaje del héroe que subyace a muchas narrativas (leyendas, novelas, videojuegos, películas), y que hemos visto previamente en el blog, hablaré hoy acerca de un modelo o argumento frecuentemente repetido: el arquetipo mesiánico.

Dejando de lado la discusión sobre por qué razón los humanos tendemos a buscar de forma natural esta figura del 'mesías' (ver, por ejemplo, este artículo), lo cierto es que en muchas historias aparecen estos personajes que proporcionan la salvación en un sentido literal o figurado,

Aunque en algunas ocasiones se compara este tipo de personajes con la figura de Jesucristo, y en ocasiones hay bastantes paralelismos (personajes que mueren y resucitan como el león Aslan en Narnia, E.T. el extraterrestre o Harry Potter), en otros muchos ejemplos en el arquetipo mesiánico no se utiliza el tema del sacrificio personal y la resurrección, ni hay elementos sobrenaturales.





Veremos que este esquema del 'mesías' tampoco es exclusivo ni mucho menos del género de fantasía y ciencia-ficción, sino que se extiende prácticamente a cualquier género fílmico o literario, desde los Westerns a los dramas familiares.

Llega desde otro lugar


Recordemos que el héroe de una historia entra durante su periplo en un 'mundo mágico' diferente a su mundo ordinario, para realizar su aventura. Desde el punto de vista del mundo mágico, el héroe mesiánico es un extranjero, un forastero que no es inicialmente bienvenido, y que debe luchar por ser aceptado antes de cumplir su misión de transformación y salvación.



En ciencia-ficción, el 'mesías' frecuentemente proviene de otro planeta, de otra civilización, incluso de otra raza o especie.





En otros géneros el 'mesías' puede ser una figura itinerante, un forastero que llega a un lugar (una ciudad, un pueblo) o a vivir con la comunidad (que puede ser tan sólo una familia), al entorno que constituirá el ámbito de su actividad 'salvadora'.

En los Westerns el arquetipo mesiánico es el del forastero misterioso con un pasado problemático, y que aparece para defender a los débiles o ejecutar una justa venganza.






El entorno de las prisiones también ha sido utilizado en varias ocasiones para situar la figura mesiánica que llega para transformar el mundo cerrado y aparentemente sin esperanza del presidio, y liberar física o espiritualmente a los presos.







Cualquier entorno más o menos cerrado y sujeto a reglas puede servir para la actividad 'disruptiva' del enviado mesiánico, como es el caso del sanatorio psiquiátrico donde recluyen a Jack Nicholson en Alguien Voló Sobre el Nido del Cuco.



En ocasiones el 'mesías' es alguien que regresa a su lugar originario, después de que tanto el lugar como él mismo haya cambiado. La salvación implicará una nueva transformación y renovación, tanto del mundo como de sí mismo.


En otras ocasiones el 'mesías' puede provenir de otra dimensión de la realidad, como en la película Pleasantville, donde el forastero entra en el mundo de una serie de televisión antigua desde el mundo real, o el viaje del héroe al mundo virtual dentro de un ordenador en la película Tron.



Y, por si fuera poco, el mesías visitante puede también venir de otro tiempo, como en las primeras tres entregas de la saga Terminator.






También es posible que el 'mesías' venga del mismo mundo que pretende salvar, pero de un lugar o posición especialmente humilde dentro de éste.




A salvar el mundo


La tarea del Mesías es salvar el mundo, pero este mundo puede ser tan amplio como un planeta (o varios planetas)...



O tan pequeño como una familia necesitada de amor y música  :-)




O también puede ser un mundo 'virtual' como en Pleasantville y Tron:



Adquiere superpoderes


En muchas ocasiones el 'mesías' adquiere espectaculares poderes al llegar al mundo destino, o bien se revelan allí los poderes que ya poseía, o quizás su talento natural se convierte aquí en una potente herramienta para efectuar la transformación y salvación del mundo.






Mesías en serie


Varias series de televisión en los 70 y 80 utilizaron como base para su argumento el arquetipo mesiánico. El forastero (o grupo de forasteros) viajaba de un lugar a otro en perpetua itinerancia, utilizando sus especiales habilidades para ayudar a los extraños con los que se encontraba, siempre intentando salvarse a sí mismo sin nunca conseguirlo (la serie se hubiera acabado, claro).





La conexión romántica


Con frecuencia el héroe o heroína conoce en el mundo mágico a una pareja romántica que le sirve de guía y de vehículo para su aceptación por parte de los 'nativos' del mundo, una pareja que inicialmente le mira con sospecha, pero acaba convirtiéndose en su defensora.








La profecía


En las versiones más 'mitológicas' del arquetipo mesiánico, existe una profecía que augura la aparición del héroe salvador y anticipa algunos de los acontecimientos que van a desarrollarse. Por supuesto la profecía también ayuda a que el mesías sea reconocido y los acontecimientos previstos se produzcan (paradoja de la profecía autocumplida).

Frecuentemente aparece un profeta o sacerdotisa que presenta y actualiza la profecía al reconocer al 'mesías'. Véase, por ejemplo, el papel de Aereon en las Crónicas de Riddick o el Oráculo en Matrix:




Merece la pena destacar aquí el detallado estudio de todo el proceso mesiánico, y los factores e intereses que lo rodean, que realizó Frank Herbert con la saga de Dune. En esta parte de la película de David Lynch se desarrolla el tema profético:


Y la música fantástica de Brian Eno y su tema de la Profecía sirve como ambientación perfecta:



La lucha contra los enemigos


Uno de los papeles del 'mesías' es alzar al mundo mágico contra sus valores tradicionales y/o sus opresores. Para ello debe unir bajo su liderazgo las fuerzas de todas las facciones o clanes, y utilizar sus especiales poderes y conocimientos, y las posibilidades hasta entonces desaprovechadas del mundo que visita, para ganar la batalla de liberación.








El ritual de transformación


En muchas ocasiones el forastero que aspira a mesías debe pasar por ritos de transformación que le permiten integrarse en la civilización del mundo mágico y ser aceptado como parte de la tribu. De nuevo es en la novela original de Dune donde este proceso está más desarrollado de forma muy clara, con el aprendizaje de Paul como guerrero Fremen, jinete de los gusanos de arena y finalmente como transformador del agua de vida.





Pero podemos encontrar ritos similares en muchas otras historias, en las que el mesías debe ser adoptado por la tribu para quedarse con ella.



La salvación interna


En algunos casos el mesías aparentemente fracasa en su misión, siendo expulsado del mundo mágico. Sin embargo, su verdadero objetivo, transformar a los habitantes de ese mundo, ya se ha conseguido.

Un ejemplo muy claro podemos verlo en estas dos películas de temática similar en las que el mundo es un colegio y el 'mesías' un profesor nuevo con métodos poco ortodoxos. Al final los poderes establecidos le expulsan de la institución, pero su labor de transformación ya está realizada, y los alumnos se lo reconocerán.



Adopción, regreso o muerte


El 'mesías' es finalmente aceptado como uno más en la tribu y en muchos casos -a diferencia de otras instancias del 'viaje del héroe'- no regresa a su mundo originario, sino que se queda como líder de la comunidad.






En otras ocasiones el 'mesías' debe regresar a su mundo para cumplir con otros compromisos o porque no puede vivir en el mundo que ha visitado, o bien porque finalmente muere, pero deja siempre algo que sirve como recordatorio suyo (la concepción de un hijo en el caso de Starman y de Kyle Reese en Terminator).





Espero que os haya resultado interesante. En futuras entradas veremos otros esquemas arquetípicos utilizados en narrativa.

Hasta la próxima,

   Salvador


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada