Translate this page

sábado, 24 de agosto de 2013

La 'Ciudad Media'


   Un poco de historia sobre la Tierra Media y cómo influyó en la idea de 'La Ciudad de las Esferas'


   A veces los proyectos nacen con una idea sencilla que luego se va complicando, independizándose de la ocurrencia inicial y evolucionando por su cuenta sin hacer caso a las intenciones del autor.
 
   En el caso de 'La Ciudad de las Esferas', todo comenzó al pensar en el concepto de Tierra Media y ocurrírseme que podía presentarlo de una manera diferente. Pero para que entendáis por qué, tendré que hablar primero sobre qué es exactamente la Tierra Media.

    El universo en tres partes


   Desde hace mucho tiempo, y en diferentes culturas, ha parecido natural dividir el mundo en tres niveles: la superficie de la Tierra donde viven los humanos (el conocimiento de que la Tierra es esférica es bastante reciente en términos históricos), lo que hay por encima de ella (incluyendo el Sol, la Luna y los objetos visibles en el cielo nocturno) y lo que hay por debajo (conocido sólo por las cuevas y el magma ardiente de los volcanes).

    Supongo que resultaba también bastante sencillo asociar preferentemente la morada de los dioses a la parte superior (por aquello de que enviaban la luz, se movían por el cielo, hacían llover y tiraban rayos), y recluir a los seres malignos a la oscuridad y el calor ardiente que reinaba bajo tierra, sea por haber sido exiliados allí como castigo o porque fueran los señores del averno.

   Los antiguos griegos, por ejemplo, asignaron a los cielos el dominio de Zeus y sus dioses olímpicos, mientras el submundo era el dominio de Hades, que reinaba sobre los muertos y otros seres bastante desagradables.



   Desde este punto de vista, el significado de 'Tierra Media' es claro, significa 'el mundo intermedio' donde viven los humanos, y esta acepción es la que se mantiene también en el uso que Tolkien hace de ella.

 

    Círculos dentro de otros círculos


    Con el modelo ptolemaico del universo, aceptado hasta Copérnico ((aunque la esfericidad de la Tierra tardó en ser aceptada totalmente), el mundo celeste se complica enormemente con multitud de esferas donde giran las estrellas, los planetas, el Sol y la Luna. La Tierra sigue 'en el medio' del universo, en una posición central. El esquema Arriba-Abajo pasa a ser un esquema Fuera-Dentro.

     Dante, con su Divina Comedia, dará una vuelta de tuerca a esta construcción, introduciendo también círculos concéntricos en la propia estructura del Purgatorio, el Paraíso (situado, claro, en el mundo celeste) y el Infierno, situado bajo la superficie de la Tierra.



    Esta concepción 'vertical' de los tres mundos aparece representada en multitud de obras pictóricas en la tradición cristiana, con la Trinidad en la parte superior, el mundo humano en medio y los infiernos llenos de sufrientes pecadores y demonios en la parte inferior:


    Una mitología de infinitos mundos y ciclos



   Quizás la cosmología más compleja y bella es la que subyace a los textos Védicos de la tradición Hindú. Aquí aparecen una multiplicidad de universos, con ciclos dentro de ciclos del espacio y del tiempo (pulsar para ampliar esta fantástica imagen). 


En la parte inferior del diagrama vemos que dentro de la estructura de nuestro universo particular sigue apareciendo la Tierra en una posición intermedia, con planetas superiores e inferiores, pero es una visión mucho más compatible con la cosmología actual que las antes mencionadas. Y por supuesto, no existe un cielo ni un infierno en ningún lado.



    La cosmología nórdica: Midgard


      Las raíces del concepto de Tierra Media utilizado por Tolkien se encuentran en la mitología nórdica-escandinava, la de los Vikingos y otros pobladores ancestrales del norte de Europa.


En esta mitología, el mundo habitado por los humanos (la Tierra Media o Midgard) está situado en un nivel central del Árbol universal llamado Yggdrasil, quedando el mundo de los dioses (Asgard) situado 'por encima' y otros mundos de diferentes seres, incluyendo el mundo de los muertos, situados 'por debajo'. El Arco Iris actúa como puente o vía de comunicación entre los diferentes niveles.

    La Tierra Media de Tolkien

    
    Como profesor de lenguas Anglo-sajonas y estudioso del mito de Beowulf y las narraciones nórdicas, J.R.R. Tolkien estaba muy familiarizado con la mitología nórdica y el concepto de Tierra Media que se utiliza en estas historias con el significado de 'el mundo humano'. Utilizó el mismo significado cuando compuso su propia mitología, de la que forman parte 'El Hobbit', 'El Señor de los Anillos' y otras muchas narraciones. La visión más completa de esta mitología se ha compilado póstumamente en El Silmarillion, obra épica inacabada que abarca las tres eras de la historia Tolkiana.

    Pero Tolkien transformó de varias maneras el concepto clásico de Tierra Media y su relación con los mundos superiores e inferiores. 

    Una forma interesante en que cambió el concepto fue situando los tres ámbitos en el mismo mundo, en un planeta que él mismo sugirió podía imaginarse como la Tierra en una época anterior. El eje de transición pasó a ser Este-Oeste en lugar de Abajo-Arriba. Así, el reino donde moran los seres inmortales se encuentra al Oeste, situado más allá del sol poniente para los habitantes de la Tierra Media. En ciertos momentos de la historia, este mundo estuvo conectado con el continente de la Tierra Media, o existió un continente-isla intermedio (Númenor) donde se experimentó la posibilidad de que los hombres más cercanos a la inmortalidad desarrollaran una civilización más elevada, como la de los elfos, pero este esfuerzo acabó con la destrucción de Númenor y la separación clara entre los dos ámbitos.

    En esta concepción Este-Oeste, resulta claro que el mal se encuentra siempre situado hacia el Este, como es el caso de Mordor en El Señor de los Anillos, o los obstáculos que encuentra El Hobbit en su camino hacia la Montaña Solitaria situada hacia el Este.

    El otro aspecto interesante es que este esquema va cambiando con el tiempo, en la dirección de una separación progresiva de los ámbitos 'humano' y 'divino', completándose al final de El Señor de los Anillos esta separación con la huida de los Elfos que aún vivían en la Tierra Media hacia el Oeste, para ir a las tierras inmortales junto a Gandalf y Frodo como portadores de los Anillos e instrumentos en la última fase de la lucha contra el Mal.

    El siguiente mapa es una reconstrucción muy interesante de este concepto geográfico-mitológico, que sin embargo no debe interpretarse literalmente, pues como se ha apuntado la geografía va cambiando según el transcurso de las Edades de la mitología tolkiana (pulsar sobre el mapa para ampliar).


   Este otro mapa (pulsar para ampliar) reconstruye de forma más detallada el continente donde se encuentra la Tierra Media de El Hobbit y El Señor de los Anillos junto a otras zonas más al sur y al este descritas en las historias.



    Vikatee, la Ciudad Media

    
     Y llegamos ya a la idea que dio lugar a la Trilogía de las Esferas, aunque ya he dicho que esta imagen inicial fue solamente la chispa que provocó un incendio descontrolado.

     La imagen fue la de un 'mundo intermedio' que no se encontrara en la superficie de un planeta, sino flotando eternamente por encima de ella. Para los habitantes de esta 'ciudad flotante', el 'mundo celestial' sería incluso más obvio que para nosotros, pues tendrían una vista ininterrumpida de sus maravillas.

    Imaginé también qué pasaría si la superficie del planeta, alrededor del cual volaba esta ciudad, fuera invisible para ellos por estar siempre cubierta de una impenetrable capa de nubes, y pensé que quizás habrían desarrollado una mitología propia en la que el Infierno estaba situado allá abajo, tras la opaca y misteriosa cortina de las nubes eternas. Es decir, lo que para nosotros es nuestro mundo ocuparía para ellos el lugar del Infierno. De alguna manera, le daba la vuelta a la idea de Philip K. Dick de que nuestro mundo podría ser el Paraíso de una raza alienígena.

    En fin, esa ciudad flotante tuvo que tener unos Constructores, y éstos debían figurar también en la mitología de sus habitantes, y a partir de ahí se fue desenvolviendo la caja de Pandora que es toda historia, alejándose de su punto de partida original.


    Y esto es todo por hoy.

     Hasta la próxima,

       Salvador



1 comentario:

  1. Como curiosidad, un proyecto para hacer un mapa de elevación de la Tierra Media de Tolkien: http://io9.com/what-would-middle-earth-look-like-from-space-1519194883

    ResponderEliminar